Los estudios han demostrado que si un amigo te invita a correr dos kilómetros, posiblemente tu respuesta sea negativa, porque tienes otras actividades importantes que hacer, porque has quedado para salir con tu pareja, o simplemente porque padeces de pereza crónica en esta tarde precisa.

Sin embargo, si ese amigo te invita a una carrera benéfica de 20 kilómetros, la respuesta pudiera ser afirmativa.

De esa manera ejemplifican muchos de los organizadores de carreras benéficas en España la popularidad que han adquirido estos métodos de recaudación de recursos para combatir problemas sociales graves.

Es el simple motivo, que trasciende tus objetivos personales, lo que te invita a participar. A tener una participación más activa y alejada del simple y frío donativo, para luego desentenderte totalmente de la campaña de recaudación.

En cambio, cuando se trata de una carrera benéfica, no sólo colaboras económicamente para el hecho, sino que también te animas a participar en la misma, a sudar junto a tus demás compañeros, y a formar parte activa de la lucha.

En el caso de los países hispanoparlantes, sólo en el 2017 se han organizado más de 70 carreras benéficas, algunas con objetivos grandes como la lucha contra el cáncer, el lupus o la delincuencia organizada; y otras con objetivos puntuales como construir viviendas para personas que han sido afectadas por un terremoto o una inundación.

En todas ellas, el factor común siempre ha sido el mismo: las personas se ven motivadas a participar porque quieren sentir que están ayudando a que el objetivo se cumpla. Invitan a los demás, comparten la fecha en sus redes sociales, y crean así una red de voluntarios que querrán acompañarlos a la carrera.

Sentimientos compartidos

Nadie puede negar que una carrera benéfica sea una oportunidad para hacer ejercicio y probar sus capacidades de resistencia. Pero la principal motivación para participar escapa mucho de lo personal, sino que, como destacan los organizadores de las carreras en lucha contra el cáncer, es un sentimiento compartido de saberse unidos contra un mal mayor.

En el mes de octubre comenzará en España el calendario de carreras contra el cáncer, organizado por la Organización Española contra el Cáncer. Un calendario que iniciará en Madrid y que luego se extenderá a las principales capitales de las comunidades autónomas.