Las carreras benéficas ganan más popularidad en el 2017

Los estudios han demostrado que si un amigo te invita a correr dos kilómetros, posiblemente tu respuesta sea negativa, porque tienes otras actividades importantes que hacer, porque has quedado para salir con tu pareja, o simplemente porque padeces de pereza crónica en esta tarde precisa.

Sin embargo, si ese amigo te invita a una carrera benéfica de 20 kilómetros, la respuesta pudiera ser afirmativa.

De esa manera ejemplifican muchos de los organizadores de carreras benéficas en España la popularidad que han adquirido estos métodos de recaudación de recursos para combatir problemas sociales graves.

Es el simple motivo, que trasciende tus objetivos personales, lo que te invita a participar. A tener una participación más activa y alejada del simple y frío donativo, para luego desentenderte totalmente de la campaña de recaudación.

En cambio, cuando se trata de una carrera benéfica, no sólo colaboras económicamente para el hecho, sino que también te animas a participar en la misma, a sudar junto a tus demás compañeros, y a formar parte activa de la lucha.

En el caso de los países hispanoparlantes, sólo en el 2017 se han organizado más de 70 carreras benéficas, algunas con objetivos grandes como la lucha contra el cáncer, el lupus o la delincuencia organizada; y otras con objetivos puntuales como construir viviendas para personas que han sido afectadas por un terremoto o una inundación.

En todas ellas, el factor común siempre ha sido el mismo: las personas se ven motivadas a participar porque quieren sentir que están ayudando a que el objetivo se cumpla. Invitan a los demás, comparten la fecha en sus redes sociales, y crean así una red de voluntarios que querrán acompañarlos a la carrera.

Sentimientos compartidos

Nadie puede negar que una carrera benéfica sea una oportunidad para hacer ejercicio y probar sus capacidades de resistencia. Pero la principal motivación para participar escapa mucho de lo personal, sino que, como destacan los organizadores de las carreras en lucha contra el cáncer, es un sentimiento compartido de saberse unidos contra un mal mayor.

En el mes de octubre comenzará en España el calendario de carreras contra el cáncer, organizado por la Organización Española contra el Cáncer. Un calendario que iniciará en Madrid y que luego se extenderá a las principales capitales de las comunidades autónomas.

La Organización Española contra el Cáncer organiza carreras para el último trimestre de 2017

Con un calendario nutrido que comenzará a vislumbrarse a partir de la segunda semana de octubre, la Organización Española contra el Cáncer prepara fechas tentativas para organizar carreras benéficas.

En principio, se tratará de carreras benéficas en la lucha contra el cáncer en la capital (Madrid). Pero, para los siguientes 2 meses del año se podrían trasladar a otras ciudades del país, aprovechando la movida turística que traerá el invierno a ciudades como Granada, Almería o Barcelona.

Objetivos muy claros

Aunque no se han establecido precios, el costo de inscripción pudiera ser de 6 euros por persona, y se espera una participación superior a las 5.000 personas sólo en la carrera del 22 de octubre en Rivas.

Es decir, que el objetivo principal de la Organización Española contra el Cáncer es la de recaudar al menos 150.000 euros durante el calendario invernal, todo ello destinado a labores de investigación y prevención de las enfermedades cancerígenas, segunda causa de muerte en España, tras la diabetes.

Participar es un deber que trasciende

La organización ha descrito la importancia de que la colectividad se sume a estas iniciativas, ya que nadie sabe cuándo se es víctima o potencial víctima de una enfermedad tan terrible.

Para nosotros, además, es un hecho que colaborar con iniciativas tan puras y ambiciosas es un deber. Un deber con nosotros mismos, que nos llenará de paz, nos brindará estímulo y, además, nos ayudará a quemar esas calorías que hemos estado acumulando durante todo el año.

Vale destacar que, si bien se trata de una carrera benéfica, conviene entrenar, estar preparados mentalmente, y llevar el equipamiento correcto para no sufrir ningún tipo de lesión. Y si se puede, acabar en los primeros lugares.

Si estás en Madrid, no será difícil inscribirte y participar. De hecho, puedes comunicar tu intención de formar parte a través de las redes sociales de la Organización Española contra el Cáncer, para pedir información sobre las fechas disponibles cerca de tu ciudad, así como también para formalizar tu inscripción.

Beneficios de correr un maratón con fines benéficos

Una de las cosas que hay que hacer antes de morir, es correr una maratón. A través de los años, la organización de estas carreras se han ido masificado de una forma escandalosa, hasta el punto de que sólo en nuestro país haya un calendario nutrido que obligue a las personas a elegir a cuál quieren ir, y a cual no, por coincidencia de fechas.

Pero dentro de este renglón, existen unos maratones que tienen objetivos muy alejados de la competitividad y de lograr el primer puesto. Son las maratones con fines benéficos, a veces llamadas carreras contra el hambre, o el cáncer, o la mortalidad infantil; en fin, colocándole al final el problema social que combaten.

Carreras que, al igual que todas, tienen algunos beneficios puntuales. Pero al tratarse de carreras benéficas, otros beneficios se suman. Veamos.

Demuestra compromiso

El simple hecho de inscribirse y participar demuestra que tienes un compromiso que es mucho más grande que tú. Por ejemplo, sabes que pagando 5 euros de inscripción para una carrera en la lucha contra el cáncer, sabes que todo lo que se recaude irá a parar a un fondo de ayuda para las personas que sufren esta terrible enfermedad.

Saber que estos grandes objetivos se logran, y saber que has sido parte de ello, no tiene precio.

Demuestra tu resistencia

No hay que ser adivino para conocer la sociedad cansada en la que vivimos. Se hace poco ejercicio, se trabaja demasiado y se come muy mal. Todo esto, cuando se junta y se proyecta en el tiempo, constituyen un arma mortal. Un arma que atenta contra tu propio cuerpo.

El hecho de correr un maratón demuestra que eres resistente, fuerte, y que tu cuerpo es capaz de cambiar rápidamente el chip de ser permisivo con el sedentarismo y pasar a ser un organismo al que le encanta la vitalidad.

Te permite conocer nuevos lugares

Correr maratones significa conocer más de 20 kilómetros de ruta, a pie. A veces conocerás rincones que ni siquiera habías visto en tu ciudad.

Pero también, estas carreras son la excusa perfecta para viajar por todo el país. Y es que a lo largo y ancho de la geografía nacional se organizan maratones. Algunos benéficos, otros no. Pero si te lo propones, puedes participar en muchos de ellos y, ¿por qué no?, obtener el primer lugar.

En todo caso, correr una maratón es una de las cosas que merecen ser hechas antes de morir.